Páginas vistas en total

martes, 10 de enero de 2012

ADIOS A UN 2.011 CARGADO DE LIBROS (1ª PARTE)

La lectura siempre ha sido una de mis aficiones preferidas, pero durante el 2.011 ha pasado de ser un simple entretenimiento a un vicio, más que nada. Y escribo bien vicio por la compulsividad y la avidez -casi sangrienta- con la que me he lanzado a devorar novelas, ensayos, teatro, etcétera; por la dedicación casi exclusiva de todo mi tiempo libre y sobre todo por el placer que me han reportado tantas historias que se hallaban escondidas casi siempre en rústicas ediciones de segunda mano.
Resumiendo, en 2.011, un año que ha sido globalmente tan decadente, yo he tenido la oportunidad de adentrarme en un maravilloso universo paralelo que me ha permitido sentirme plenamente feliz en circunstancias que de otro modo, me hubieran sumido en una indolente apatía. Indudablemente, han habido lecturas que me han impresionado más que otras y por ello precisamente es por lo que me decido hoy a publicar esta entrada, para hacer una pequeña revisión/homenaje de aquellos libros y escritores que han conseguido colarse para siempre en un rincón de mi cerebro y mi corazón.

1Q84. LIBROS 1, 2 Y 3 (HARUKI MURAKAMI). Murakami es un escritor contemporáneo con la dedicación y el gusto estético de muchos pesos pesados de la literatura clásica -como Kafka, Dostoyevsky, o Shakespeare-. Sus personajes Aomame y Tengo son seres complejos, inmersos en una sociedad falaz de la que apenas comprenden nada y en la que se mueven como pez en la superficie terrestre. La enorme capacidad que demuestra para crear situaciones inverosímiles y mezclarlas con la realidad más común de manera que se genere un todo armónico, es sencillamente abrumadora. 1Q84 me ha hecho sin lugar a dudas tener más ganas de Murakami.

FRANNY Y ZOOEY (J.D.SALINGER). Que nadie se deje engañar por las primeras páginas, Franny y Zooey es una disertación religiosa en toda regla. Eso sí, narrada con mucha ironía y de manera políticamente -muy- incorrecta. "El guardián entre el centeno" hizo que, hace un par de años, Salinger fuera foco de mi atención. Y es que todos los protagonistas salidos de la pluma de este escritor son personas complejas y torturadas, que inspiran el instantáneo afecto del lector.
AL ESTE DEL EDÉN (JOHN STEINBECK). Yo creí que con "Las uvas de la ira" Steinbeck había tocado techo, pero a finales de junio se cruzó por mi camino esta maravillosa obra de arte. Cal Trask se convierte en un Caín de principios del siglo veinte, su constante lucha contra el mal que le ronda me dejó varias noches sin poder dormir, simplemente reflexionado acerca de cuestiones sumamente trascendentes. Esta es la historia, además, de todas las familias europeas que recalaron en el Nuevo Continente en busca de una vida mejor y la evolución que sufrieron a lo largo de las décadas. El estilo es contenido, franco y veraz. Un escritor auténtico que mediante un lenguaje sencillo hace remover conciencias y provocar emociones inolvidables.
LA ALARGADA SOMBRA DEL AMOR (MATHIAS MALZIEU). Seamos sinceros, Malzieu no es un genio empleando recursos estilísticos ni recreando atmósferas. Pero este libro habla de cómo un hombre joven, tras haber perdido a su madre, elabora un proceso de duelo para paliar el dolor de manera entrañable e imaginativa, que no es poco. Es una bella historia que merece la pena ser leída -y recordada-. Además, las ilustraciones de la portada y la contraportada corren a cargo del genial artista Benjamin Lacombe. Qué más se puede pedir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario